Los cubanos dudan que la transición en el gobierno traiga un cambio para la población

Boletín de New York Times. Martes 24 de abril/18

Por AZAM AHMED

LA HABANA — Las calles estaban llenas de gente que hacía sus cosas, empujando carritos de fruta por estrechas calles laterales, recorriendo las explanadas iluminadas por el sol, esperando impacientemente en los cruces peatonales de transitadas intersecciones.

El nuevo presidente de Cuba —el primer mandatario en décadas que no forma parte de la familia Castro— estaba hablando. Sin embargo, nadie parecía escucharlo. Las televisiones en la estación de autobuses estaban sintonizadas en otros canales, mientras las cafeterías donde se transmitía su primer discurso como presidente lucían vacías. Los radios, por lo menos los que estaban en los lugares públicos, no recibían mucha atención.

En medio de otro momento histórico en una isla que ha experimentado varios sucesos por primera vez en los últimos años, la designación de un nuevo presidente esta semana ocurrió con poca fanfarria en la capital.

En cambio, parecía que un sentimiento colectivo de apatía permeaba La Habana, una sensación que el gobierno mismo pareció fomentar hasta cierto punto. No hubo grandes eventos públicos para marcar la llegada del presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el abanderado de una nueva generación de líderes, ni se veía ningún cartel para festejar la ocasión.

En vez de eso, la muy esperada transición fue un asunto tranquilo y cuidadosamente manejado, cubierto por el formalismo silencioso de una ceremonia modesta ante la asamblea nacional del país.

“En otros países, cuando se elige a un nuevo presidente, hay un cambio de una manera u otra”, dijo José Luis Armenteros, de 28 años, un psicólogo que se tomó una pausa para fumar la tarde del 19 de abril, el día en que Díaz-Canel se hizo presidente. “Aquí, llega un presidente nuevo y nadie cree que las cosas cambiarán”.

Estaba parado bajo el sol acompañado de su amigo Ulises Menéndez, electricista, que asintió en silencio y agregó: “Las ilusiones son terribles en Cuba. No puedes ilusionarte porque nunca sabes qué va a pasar y nosotros ya nos cansamos de la decepción”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s